LOS SEÑORES DE CASTILLA.

LOS SEÑORES DE CASTILLA.
De hecho he querido escribir esta introducción después de leer una y otra vez el trabajo de adaptación y traducción al castellano de mi libro “Temps d’Angoixes”, publicado en septiembre de 2013. Es decir 299 años después de la caída de Barcelona el 11 de septiembre de 1714.
Y lo hago, sobre todo, porque estoy seguro que mas de un lector (ojalá que sean muchos) dudará de mi integridad y objetividad políticas sobre aquellos hechos que, desgraciadamente, se han proyectado durante tres siglos, sin grandes cambios, hasta nuestros días. Incluso gente de mi entorno, personas a las que quiero y respeto. Para todos ellos mi mensaje es que he escrito los hechos, que yo mismo he investigado durante horas, días, meses y algunos años, y no he podido ser mas objetivo que lo que expresan mis escritos.
Voy a añadir que sí me ha resultado antipático, desde siempre, el talante de Castilla (los que lo prefieran pueden llamarla España, o Madrid, a mí no me molesta) esa especie de orgullo carpetovetónico, por sus conquistas en la península ibérica, llena como estaba de pueblos con sus culturas, tradiciones, historias y leyendas ancestrales, costumbres, leyes e incluso lenguas propias. Con todo eso acabó Castilla.
O mejor dicho, los Señores de Castilla, que hicieron mas grandes sus fortunas, patrimonios, dominios y poderes.
Lo de la cultura, las religiones y todo eso, son siempre las justificaciones manipuladas históricas de las apropiaciones, usurpaciones, requisas y expoliaciones en beneficio propio de los Señores de las conquistas claro.
No del pueblo por supuesto.