¿SE ME ENTIENDE SEÑOR BURGOS?

antonio Burgosantonio BurgosSeñor Antonio Burgos: ¿SE ME ENTIENDE?

Al contrario que usted, yo soy demócrata.
He dicho demócrata. I siento un profundo respeto por nuestras instituciones.
El presidente de la Generalitat de Catalunya “que tiene cara de anuncio de raquetas de pádel o de crema para después del afeitado”…es una de nuestras instituciones representativas a la que debería respetar.
Y el Cuerpo de la policía catalana –“mossos d’esquadra”- también lo es y por ello, siguiendo los criterios del periódico que le paga debería respetarlos también ¿o no?.
Claro que para eso se debe ser y se deber sentir demócrata y respetuoso con todas las instituciones. Todas. Le gusten o no.
Y según el artículo de su propio periódico del 28 de abril de 2010, este escenario está “…por encima de las personas que copan u ocupan los puestos está el respeto y la tolerancia, el valor democrático de las instituciones. Un sistema de libertades que no se cimente en el respeto a las instituciones tarde o temprano se desmoronará. Lamentablemente somos un país dado a la crítica pertinaz y solecista –no sé que quiere decir solecista, lo siento-, contumaz e irreverente. País de vanidad donde no se deja títere con cabeza pero en el que tampoco se resuelven los problemas ni propios ni ajenos. Nadie puede negar la crítica, pero dentro de unos parámetros, crítica razonada, razonable y racional, no visceral, cainita, taimada, obscena, intestina como se lleva a cabo ante la pasividad de todos…”

De vez en cuando repaso los escritos de algunos individuos que emponzoñan el ambiente con afirmaciones demagógicas, versiones y opiniones llenas de veneno innecesario, que parece que tienen como objetivo la mayor cantidad de lectores posibles, pero que en realidad donde nos llevan es al enfrentamiento sin sentido entre unos y otros a través de la manipulación, a veces de los hechos históricos de nuestros pueblos y a veces de artimañas sobre los comentarios de nuestros representantes del lado que sean.
Y esta vez voy a repasar el artículo de Antonio Burgos aparecido en el ABC de Andalucía (no podía ser otro) titulado “Mas: ¿se me entiende?”.
Posiblemente será un tanto largo y para algunos pesado pero no se como hacerlo mejor.
Antonio Burgos es sevillano y entiendo que periodista, o escritor, o columnista, o articulista o… no lo sé.
Bueno pues yo soy cordobés y desde hace un tiempo escritor e investigador sobre nuestra historia.
Y empezaré por decir que Córdoba era grande –desde un punto de vista histórico, científico, poético, literario, paradisíaco, metropolitano, cultural, pedagógico, ilustrado, industrial, artístico, de investigación, guerrero, conquistador, evolucionada…- cuando Sevilla todavía era todavía un villorrio.
Ello solo me da derecho a confirmarle al señor Burgos que mis ancestros son anteriores a los Tartesos, -que usted cita como si el resto del mundo, bueno básicamente Catalunya, fuese posterior- posiblemente mis ancestros cordobeses fueron íberos (fíjese “íberos”) que se desarrollaron en la llamada “Colina de los Quemados”, y que tuvo posiblemente por origen el río Tartesos, y que casi seguro, fueron una continuidad de las culturas de Los Millares y de El Argar que habían surgido, muy anterior a la de los Tartesos, como muchos de los hitos culturales de nuestra península, por imitación o influencia de otras culturas, sin negar la evidencia de influencias debidas al intercambio comercial con regiones a veces distantes de El Argar con la Grecia micénica.
La evolución social argárica tuvo un desarrollo, con apenas información, como si hubiesen desaparecido, en torno al 1300 hasta el año 1000 a. C.
Mientras que sus ascendientes, los Millares, fue un pueblo megalítico que se remonta 2200 a.C.
(Puede usted leer mi libro “Otra Historia de Córdoba”, del que no tengo inconveniente en regalarle un ejemplar).

Antes que los catalanes hiciesen el cateto con el pan con tomate, en Mataró por citar un ejemplo, una ciudad costera catalana, de lo que posiblemente usted no sepa ni donde está, tenía asentamientos fenicios precisamente 2200 a.C., y existieron ciudades míticas como Cherronesos, Cal.lipolis, Cypsela, Hypos, Lebedóntia, que se remontan a épocas muy anteriores; Herodoto, considerado padre de la Historia nos dejó escrito que los focenses, bordeando las costas del Adriático, llegaron hasta las actuales costas catalanas, unos 600 años a.C., hasta por ejemplo Ampurias (que también supongo no sabe donde están sus ruinas ¿o sí?); 400 años a.C. llegaron los romanos (a las costas de la actual Catalunya) cuna de nuestra civilización.
De la suya también señor Burgos.
La ocupación prehistórica demostrada de la actual Catalunya es más antigua que la sevillana. ¿Pero es que acaso pretende decirnos que aquellos Tartesos eran sevillanos?
¡Porque eso nos llevaría a afirmar que los Focenses y sus predecesores eran catalanes!
Me duele que gente como usted hagan ostentación de ser andaluz (o sevillano) porque demuestran hasta que punto la incultura se ha instalado en mi tierra (Sí, EN MI TIERRA) en personas como usted, después de haber sido una de las culturas más grandes de la Historia.
En la época de los Omeya, cuando el califato de Córdoba, las relaciones entre los califas cordobeses y los mandatarios de los condados catalanes fue reiterada normal y magnífica. ¿Sabe usted porqué?. Porque Córdoba era la ciudad mas culta y adelantada del mundo.
Los Trastamara, acabaron reinando en Aragón y Catalunya. ¿Sabe usted de donde eran oriundos: de Antequera.
(Puede usted leer mi libro “Entre Castilla y Catalunya”, del que no tengo inconveniente en regalarle un ejemplar).

Pocos fueron los sevillanos que ayudaron a levantar Catalunya (se lo dice un cordobés) tal vez quiso usted decir andaluces. Ciertamente los andaluces que tuvieron que abandonar su tierra en busca de una vida que no les ofrecía su propia tierra, trabajaron y levantaron Catalunya junto con las gentes autóctonas que encontraron, pero también obtuvieron, en general, aquel objetivo que perseguían. El talante que ha demostrado Catalunya con sus emigrantes es único en el mundo entero.
¿O se ha olvidado usted que José Montilla –que siempre fue conocido y respetado como José y como cordobés- fue Presidente de la Generalitat de Catalunya, la más querida y respetada institución de estas tierras?
¿Estaría usted de acuerdo que un catalán de pura cepa fuese el Presidente de la Junta de Andalucía?

Cuando la flota castellana partió hacia las Indias, hacia más de 300 años que los catalanes, aragoneses y valencianos, tenían ya una flota organizada en la Mediterránea para defenderse del acoso de piratas y corsarios a las naves que comerciaban con Oriente y con África.

Mientras el castellano que se hablaba en la “Epístola Moral”:
“…¿Qué es nuestra vida más que un breve día,
do apenas sale el sol, cuando se pierde
en las tinieblas de la noche fría?…”
que es, quien puede dudarlo, un magnífico poema de Fernández de Andrada (sevillano, claro), o el castellano de Guzmán de Alfarache, Bécquer o de Luis Cernuda o de Machado, no es desde luego el que se sigue hablando. Que más quisiera usted que medio chapurrear la lengua de Cernuda o de Machado.
Mientras tanto en Catalunya hacia tres siglos (trecientos años) en el XI ya se habían publicado las “Homilías de Organyà”, y anteriormente en un período de transición del romance: “Greuges de Guittard Isarn, señor de Caoet”. “La crónica de Bernat Desclot”. “Tirante lo Blanco”…
Ramón Llull, Ausiàs March, Alfonso II, Pedro de Aragón, Ramón Muntaner, Jaime I, Pedro el Grande, Pedro el Ceremonioso, Alfonso el Benigno, Joan Martorell, Bonifacio Ferrer…renacentistas como Cristòfor Despuig, Joan Timoneda, Pere Serafí; barrocos como Francesc Vicens García, Francesc Fontanella, Josep Romaguera, o neoclásicos (Joan Ramis, Francesc Mulet… ¿son suficientes para no llegar hasta Guimerà, Balmes, Aribau, Milá y Fontanals, Piferrer, Torras i Bages, Victor Balaguer, Carner, Espriu, Pla, Pere Quart, Sagarra, De Pedrolo…?
¿Sabrá el señor Burgos lo que está diciendo y comparando?

También debo recordar al señor Burgos que el comentario sobre los sevillanos creo recordar que no lo hizo el señor Mas, sino el señor Durán i Lleida i si los catalanes tienen expresiones castellanizadas, afirmación totalmente cierta, ¿cómo puede usted realizar una crítica sobre algo que nos enriquece?.
¿Sabe usted como llama la atención un sevillano a otro, pues diciendo “cucha”?
Y no se va, “se pira”; no llama a una niña le grita “quilla”; y a los antipáticos “malanges”; no bebe se “pone ciego”; no duerme “soba, y para decir sí, no niega dos veces sino tres ¡no, ni ná!. Para mí expresiones que nos enriquecen a todos y que a pesar de que tampoco están en la Gramática Castellana las aceptamos como nuestras.

No sé si el señor Artur Mas lo entendió o no, cuando escribió su agria crítica, supongo que sí. Yo sí que lo he entendido y siento profundamente que usted sea sevillano, además de inculto, manipulador, ignorante, incompetente, agrio y antipático… aunque, claro está, representa a quien representa.
Siento no haber sido capaz del todo y contenerme en mis comentarios, pero estoy cansado de que se engañe y se manipule a la gente con medias mentiras o medias verdades que solo sirven para enfrentarnos.

Roger Galisteo.