ANTONIO MACHADO

LA VIRGEN DE LA SIERRA Y LA MORENETA.

Pocas veces habréis visto referencias a poetas en mis escritos.

A pesar de ello, empecé, -¡hace ya tantos años!- con la poesía.

El otro día repasando escritos sobre poetas que me habían impresionado, encontré un corta poesía de Machado dedicada a la Virgen de la Sierra, que además de impresionarme nuevamente consiguió mojarme los ojos, de aquel llanto húmedo, tímido y turbado por miedo a que pudiese ser descubierta la fragilidad de mi interior.

Dice el poema:

“Y allí donde nadie sube,

hay una virgen risueña

con su crio azul en brazos.

Es la Virgen de la Sierra.”

Es por eso que decidí publicar algo sobre Ella y la comparable historia con la “Moreneta” Virgen de Montserrat.

Todavía existen algunas generaciones, hijos de Villarrubia, que han conocido dos imágenes de la Virgen de la Sierra; la antigua que fue quemada en la primavera de 1937, durante la Guerra Civil española y que según la creencia popular, era una talla preciosa realizada en madera policromada, de los siglos XI o XII; y la imagen actual, que fue construida con las reliquias, las manos de la Virgen y la cabeza del Niño, rescatadas de la destruida.

La ermita se encuentra a 1655 metros de altitud. Es un espectáculo mirar desde este montículo; Villarroya de la Sierra, Aranda, Malanquilla, Clarés, Jarque, Gotor, Oseja… Son muchísimos pueblos que se divisan desde su cumbre; también en días claros, se pueden ver los Pirineos.

Parece ser que se trataba de una estatua de las llamadas Virgen Negra Auténtica, de origen bizantino basada en las pinturas y esculturas aparecidas en el Arte cristiano de las Catacumbas. De posición mayestática y majestuosa.

Estas imágenes se presentan siempre de aspecto grave, rígido y como dirigiéndose al pueblo, sentadas en un sillón o en una especie de arqueta con poco respaldo o ninguno, pintada con manto, túnica y velo, y calzado más o menos puntiagudo; mientras que el Niño va cubierto enteramente con una túnica y descalzo. Frecuentemente la corona la llevan postiza. El Niño va sentado sobre el regazo de la Madre, de frente también mirando al pueblo y en actitud de bendecirlo con la mano derecha, sosteniendo con la izquierda un libro, que representa el Evangelio.

Las efigies de esta época son de cortas dimensiones y de madera policromada.

Así mismo es la imagen de la Virgen de Montserrat, encontrada y situada en lo alto de una Sierra, la Sierra de Montserrat, a 1236 metros de altitud. La imagen es conocida popularmente como la Moreneta por el color oscuro de su piel, es una talla románica policromada del siglo XII de una gran belleza y al igual que la Virgen de la Sierra, cuya talla es también del siglo XII, tanto el Niño Jesús como las manos actuales de la Virgen son un añadido del siglo XIX.

También desde lo más alto de la Sierra de Montserrat podemos admirar los pueblos que la circundan como Monistrol, Castellbell, Sant Viçens, Olesa y por supuesto el Pirineo.

Una historia divertida es la de Bernabel chico, que fue pastorcillo en la ermita de la Virgen de la Sierra, donde sus padres ejercían de Santeros.

Ya de mayor, estudió música y canto. Se casó con Montserrat Caballé. La boda en principio debía celebrarse en el Santuario, para lo cual se pintó el patio, pero llegó el día de la boda, y donde se celebró fue en el Monasterio de Montserrat.

Nota curiosa fue, que durante todo el día estuvo lloviendo.

Es decir que un egabrense (o cabrileño como quieran) se casó con una catalana llamada además Montserrat.

La Virgen de la Sierra es la patrona de Cabra en la provincia de Córdoba, alcaldesa perpetua y fue coronada canónicamente con carácter pontificio, por privilegio otorgado por S.S. el Papa Juan Pablo II, mientras que la Virgen de Montserrat es patrona de Catalunya. Fue coronada canónicamente por el Papa León XIII el 11 de septiembre de 1881.

Según la leyenda, la primera imagen de la Virgen de Montserrat la encontraron unos niños pastores en el año 880. Tras ver una luz en la montaña, los niños encontraron la imagen de la Virgen en el interior de una cueva. La leyenda dice también que la imagen fue escupida por San José.

Y la de la Sierra fue encontrada por un cautivo cordobés en 1240 que había escapado de su cautiverio al proponerle insistentemente su amo que abrazara el Islam. La halló en una gruta que está situada en lo más alto de la sierra, en la misma cueva donde fue ocultado siglos atrás.

¿Qué es lo que nos separa tanto?.