¿CONOCEMOS A NUESTROS POLÍTICOS?

¿CONOCEMOS A NUESTROS POLÍTICOS?

Miquel Roca i Junyent

Nació en Burdeos en 1940, es un abogado y político español perteneciente a Convergència Democràtica de Catalunya y uno de los siete padres de la actual Constitución española.
Desde su juventud a formaciones políticas nacionalistas, desempeñó un papel de importante relevancia política en el periodo de transición a la democracia tras el régimen franquista. Fue miembro la ponencia encargada de redactar el borrador de la Constitución de 1978 y del grupo de estudio del Estatuto de Autonomía de Cataluña. Participó en 1974 en la fundación de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y en 1984 fundó el Partido Reformista Democrático (PRD), un proyecto liberal para todo el Estado que no encontró respuesta satisfactoria en el electorado.
Comenzó con dieciséis años la carrera de Derecho para licenciarse en 1961 y, al año siguiente, ingresar como profesor de Derecho Administrativo en la Facultad de la Universidad de Barcelona. En 1966, fue expulsado de la institución, junto a un nutrido grupo de docentes, por su vinculación al Sindicato Democrático de Estudiantes. Su militancia política, enfrentada a los postulados franquistas, había nacido en 1961 como miembro del Frente Obrero de Cataluña (FOC), rama del Frente de Liberación Nacional (FLN). También se encargó de la dirección de la sección de política internacional de la revista Destino y colaboró con asiduidad en la revista catalana Serra d’Or.
En 1974, Miquel Roca formaba parte del grupo político que celebró en el Monasterio de Montserrat una asamblea clandestina en la que se sentaron las bases fundacionales de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), formación nacionalista liderada por Jordi Pujol y en la que Roca Junyet se convertiría en número dos del partido. En las elecciones generales de 1977, consiguió un escaño de diputado por la coalición Pacto Democrático por Cataluña y asumió el cargo de portavoz de las minorías nacionalistas en la Cámara. En aquel momento histórico de transición política en España, Roca fue uno de los ponentes encargados de elaborar el borrador del texto constitucional, aprobado finalmente en referéndum en 1978.
Acudió a las elecciones legislativas de 1979 como candidato de Convergencia i Unió (CiU), -coalición nacionalista integrada por CDC y Unión Democrática de Cataluña- por la circunscripción de Barcelona y consiguió renovar su escaño de diputado y mantenerse como portavoz de la minoría catalana en el Congreso. Participó en la ponencia para el estudio del Estatuto de Autonomía de Cataluña y copresidió la Comisión de Transferencias del Estado a la Generalitat. Revalidó acta de diputado y portavocía de su grupo parlamentario en las elecciones de 1982.
Tras el derrumbe electoral de la Unión de Centro Democrático (UCD) de Adolfo Suárez, promovió la creación de un partido de corte liberal que fuera capaz de captar al electorado del centro político. La llamada “Operación Roca” u “Operación Reformista”, con proyección para todo el territorio español, concluyó en noviembre de 1984 con la celebración del Congreso Constituyente del Partido Reformista Democrático (PRD), formación a la que se adscribió el Partido Demócrata Liberal (PDL) de Antonio Garrigues Walker y la Coalición Gallega.
Miquel Roca asumió el liderazgo político del nuevo PRD aunque mantuvo su militancia en Convergencia (CDC) y consiguió de su líder, Jordi Pujol, el apoyo a sus ideas reformistas para toda España. En el mes de mayo de 1986 el PRD lo nombró candidato a la presidencia del Gobierno para la cita electoral de junio. La opción reformista de Roca fracasó rotundamente en los comicios generales y no obtuvo representación parlamentaria, aunque el político catalán consiguió mantener su escaño por su inclusión en la lista de CiU.
Jordi Pujol delegó en Miquel Roca la secretaría general de CDC en 1987 y en enero de 1989 el Congreso del partido confirmó su liderazgo al frente de la secretaría y reservó para Pujol la presidencia. Aquel mismo año renovó su acta de diputado de CiU en el Congreso y la portavocía del grupo parlamentario. En el IX Congreso de CDC, celebrado en octubre de 1992, Roca renunció a la reelección como secretario general del partido pero, finalmente, aceptó el cargo en enero de 1993. Antes del verano de ese año volvió a conseguir un escaño parlamentario en las elecciones generales y la presidencia del grupo catalán en el Congreso. Su formación política apoyó en aquella ocasión la investidura del líder socialista Felipe González, que sólo había obtenido la mayoría simple en los comicios.
En diciembre de 1994, Miquel Roca presentó su renuncia al acta de diputado para poder presentar su candidatura a la alcaldía de Barcelona, en las elecciones municipales de 1995. En esta cita con las urnas, la victoria fue para el socialista Pascual Maragall y Roca se convirtió en jefe de la oposición. A finales de año, comunicó al Consejo Nacional de CDC su deseo de abandonar la secretaría general del partido y Pere Esteve ocupó su puesto. En 1999 concluyó su experiencia política municipal y en el último pleno de legislatura, celebrado en Barcelona el 30 de junio de 1999, anunció su retirada de la actividad política y el regreso a sus labores profesionales y docentes como abogado.