DE SENECA A PUJOL

“Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad.”
Lucio Anneo Séneca

INTRODUCCION

DE SENECA A PUJOL.
Quiero compartir con gente de tu naturaleza uno de los escritos que has publicado.
Quiero avanzarte que en general los que he leído me han gustado por su originalidad e ingenio. Pero destaco el referente a Jordi Pujol por puntualizar contigo algunos argumentos que creo que no son totalmente ciertos por desconocimiento o por manipulación, cosa que dudo. Creo que forma parte de la rabia general que existe en toda la península contra las desigualdades y el descaro de la utilización personal de nuestro patrimonio por parte de ese montón de políticos corruptos y que en el caso de Catalunya (de Jordi Pujol) parecía impensable. Aunque no nos olvidemos que esto ha sido así desde los tiempos mas remotos de una forma u otra.
España no existía como la entendemos hoy.
Solo era, en mis razonamientos, la reunión de un montón de ambiciosos señores, nobles y reyezuelos con una codicia desmedida de obtener mayores rentas para sus patrimonios personales, dispuestos a traicionarse entre ellos cuando se presentaba la ocasión y sin ningún sentido de nación.
Poco más o menos como ahora, aunque utilizasen otros métodos.
Es mejor dejar claro desde un principio que la posible simpatía que podamos tener, en general, por las culturas que nos hizo históricamente grandes, no deja resquicio alguno sobre la posibilidad que ninguno de nosotros descienda de aquellas gentes.
Todos, absolutamente todos, somos la fusión de una infinidad de culturas, como lo son en el resto del mundo. La suma de todas esas culturas se fueron completando y formando una civilización, una forma de ser, una idiosincrasia que desde el principio de los principios han llegado poco mas o menos hasta todos nosotros.
No creo en la existencia del hombre puro, de la raza pura, de la descendencia pura, (ni con ADN) para mí sería tanto como afirmar las teorías (¿nazis?) de esos grandes monstruos que ha generado la historia del hombre y nos han arrastrado, siempre a la desesperanza al castigo y a la maldición.
La palabra es la que nos transforma.
La palabra es un arma terriblemente más peligrosa que cualquier daga, puesto que bien utilizada pone a los hombres unos contra otros.
La daga hiere incluso mata, pero con la palabra se arrastra, se deshonra, se ultraja, se humilla, se difama, se avergüenza.
La palabra es la que enardece a los hombres en motines, descontentos, revueltas, conspiraciones, batallas y guerras.
Las palabras en boca de manipuladores habilidosos son las que nos enfrentan.
Y puesto que la manipulación de la historia, se hace cada día más manifiesta por manipuladores y manipulados –y aunque este no sea tal vez el lugar apropiado para discutirlo, ni siquiera es mi deseo- sí que quiero que recordemos el inicio de esta dañina discusión que, hoy por hoy, no gratifica a nadie, más bien nos agravia a todos.
Cuando un hombre teje un engaño se está condenando a arrastrar el lastre de su falsedad hasta el fin de sus días.
Esto es precisamente lo que debe dolernos.
Es verdad que Jordi Pujol escribió lo que tu citas en tu comentario: “…el andaluz es un hombre que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual…”, “…son hombres incoherentes, anárquicos, destruidos y poco hechos…” “La immigració, problema i esperança de Catalunya”. Editorial Nova Terra, Barcelona 1976, páginas 65, 67 i 68”.
Pero hay que analizar este escrito en el contexto en el que se producen. Como todos los hechos. Una cosa es el “choriceo” del clan Pujol y otra muy diferente ese dolor que produce leer frases como las comentadas.
Si te apetece podemos ir comentándonos el proceso histórico de ambas culturas, que nacen desde luego de una sola.
Para empezar a “discutirnos” no deberíamos comparar históricamente Andalucía con Catalunya, y mucho menos en la época de Séneca, puesto que no era Andalucía, era Roma; la Bética. (Andalucía no nace hasta la llegada de los Omeya).
Catalunya tampoco era Catalunya también era Roma; la Tarraconense con su capital Tarraco. La configuración de Catalunya no se da en su forma actual hasta el siglo XV. Catalunya no nace hasta la configuración y unión de los condados a través del Casal de Barcelona.
Está claro que llegados al día de hoy hemos caminado juntos hasta un cierto momento de nuestras historias y que después hemos tomado caminos diferentes aunque prácticamente paralelos.
Bueno tampoco trato de darte lecciones de historia, yo no soy quien para hacerlo, pero sí me sirve para decirte que culturalmente éramos romanos. Que no existían diferencias culturales ni políticas diferenciadas puesto que el “dueño y señor” era Roma. (Con ello no quiero que creas que me olvido de nuestros ancestros anteriores). Y que para llegar a entender y a contextualizar la situación a la que hemos llegado es, para mi, absolutamente imprescindible conocer lo mejor posible la Historia.
De momento podemos comentarnos todo esto si tienes tiempo y te apetece.
Que te quede claro que no pretendo justificar al ex-presidente Pujol. Ni mucho menos. Pero Pujol no es Catalunya. Como Manuel Chavez no es Andalucía.
Si estás mas o menos de acuerdo a partir de aquí podemos desmenuzar el proceso histórico e intentar ponernos de acuerdo.
Una fuerte “encaixada” (apretón de manos).
Roger.