EL MATAMOSCAS. Segundo Acto.

EL MATAMOSCAS

SAINETE EN TRES ACTOS
Compañía de teatro de aficionados “La Zarzuela”

SEGUNDO ACTO

En el cómodo tresillo de piel negra situado al fondo del despacho están sentados don Mariano, (en la butaca), a su lado Sorayita, Cristóbal y Jorge. Después en una butaca que habían añadido está Cospe, con una cara de cabreo que no podía disimular por tener que acudir a la reunión, nada menos cuando estaban celebrando el día del Gusto, en Castilla La Mancha.
A su lado otra butaca pero estaba vacía. Era para Alicia que estaba llegando desde el país de las Maravillas.
En un momento dado, en el que todos hablaban contra todos, se abrió la puerta pequeña de servicio y apareció Manolito seguido de una camarera -perfectamente uniformada de blanco y negro- con una bandeja con café, leche, te, algunos refrescos y pastitas de hojaldre. Dejaron la bandeja sobre el mueble y regresaron al interior de su territorio.
-Caray Mariano –dijo Cristóbal- Y no podrías traernos un cubata.
-O un wisquito fetén.
-Yo prefiero un vodka chachi.
-Pues a mí me gusta más un brandy que me moje hasta las gayumbas.
-Bueno aunque solo sea una cervecita.
-Pues a mi me gustaría un zumo de chirimoya.
-Pero que pija eres chica.
-Sí porque eso del té y las pastas está muy bien para cuando venga David.
-Si tú, prepárale un te chipen, porque te ha hecho un favor de cojones –le dice Jorge con aquel acento inconfundible.
-Ya nos lo hicieron en el 1714.
-Eso two beer, or not two beer.
-Si porqué aquella gente beben mas que su médico.
-Cuando vienen a España trincan cada tarugo que se quedan ciegos.
-Tenéis que dejar de beber.
– Es bueno dejar la bebida, lo malo es no acordarse dónde.
-¡!!!!!!!SSSSSSSPLASHHHHHH¡¡¡¡¡¡¡.
-Le he dado, le he dado, -grita el presidente loco de alegría, mientras se levanta, muy asustada, casi salta de su butaca Sorayita.
-Pero Mariano ¿qué pasa?. ¿Qué es ese soplillo que llevas en la mano?.
Todos a le vez gritan: -¡!No es un soplillo¡¡.
Mariano sonríe satisfecho.
-Es un matamoscas.
Entra Manolito con una sonrisa de oreja a oreja, un limpiador de pieles y un paño.
-Lo felicito señor. Esta ha sido muy buena, muy buena.
-Sí, si, pero ¿cuanto estamos?.
-Gano yo por dos.
-Hummm. Ya te pillaré.
-Mariano se levanta y dice:
-De Pablo Neruda.
“[…] desenvainó la envidia, atrajo
la dictadura de las moscas,
moscas Trujillos, moscas Tachos,
moscas Carías, moscas Martínez,
moscas Ubico, moscas húmedas
de sangre humilde y mermelada,
moscas borrachas que zumban
sobre las tumbas populares,
moscas de circo, sabias moscas
entendidas en tiranía.”
-Acabaré con vosotras.
Manolito limpia la mosca aplastada en el filo del sofá, junto a Sorayita que no se ha inmutado.
-Bueno vamos a ver ¿de que va hoy?.
-Tenemos que decir que le contestamos a Arturo.
Mariano se vuelve hacia Manolito y le pregunta:
-¿Ha llegado Alicia?. No quiero empezar sin ella.
-Sí. Justo acaba de llegar.
-¿Justo?. Te pregunto por Alicia.
-Sí, sí. Por eso, Alicia.
-¿Desde cuando Justo es Alicia?
-No, no Justo es Justo.
-O sea Si no es Justo. ¿Es injusto?.
Mariano con el matamoscas en la mano parece que amenaza a todos los presentes.
-Dile a Alicia que deje de mirarse al espejo y que entre.
Manolito abre la puerta pequeña para salir pero Mariano le dice con una sonrisa
-Y no me seas agüeonao…
Todos se miran…
Manolito sale por la puerta pequeña y todavía se le entiende murmurar “malfollao”.
Y Mariano también furfulla: “culiao”
-¿Y eso? -Pregunta Sorayita que es la única que se atreve, después de unos segundos.
-¿Eso qué?.
-Agüeonao…
-Quiere decir tontaina en chileno.
-¿En chileno?.
-Sí en chileno, sí. Estoy estudiando chileno.
Todos se miran unos a otros sorprendidos.
-Bueno, vamos a ver: ¿temas importantes?
En ese momento entra Alicia y se dirige directamente al mueble donde están las pastitas y el café.
-Buenos día a todos. Lo siento pero cada día está peor el servició en los aviones.
-¡!!!!!!!!SSSSPLASHHHHH¡¡¡¡
El sonido viene de la habitación de servicio. Manolito abre la puerta y Mariano se levanta de su butaca.
-!De libro, presidente, de libro¡.
-Pringoso, la tenias que haber dejado pasar. Acercándose a Manolito, amenazante con su matamoscas.
-¿Cómo es que lleva una manopla en la mano. -Pregunta bajito Alicia.
-SSSSSSSSSSSHHHHHHH. Contestan todos un poco asustados. –No es una manopla…es un matamoscas…
-Gano por tres…
-!Mamón¡. Ya te cogeré.
-¿Temas? Repite Mariano, enfadado.
-Lo mas importante es mi viaje a Canarias -comenta Jorge.
Sí, sí. Le he prometido a David que evitaríamos que Olga se instale en Londres. Le preocupa que esa pepa haga lo mismo con algún gilipollas de su gabinete…
-¿Pepa?. Se llama Olga.
-Es una manera de definirla…
-!Ah¡. Todos con un sonrisa de oreja a oreja.
-Pues llámala chorra…
-O yegua…
-O mamona…
-O conchuda…
-O chichi…
-O soplapingas…
-!Basta¡. Se trata de una cortesana, si es que queréis definirla de alguna manera -grita Sorayita roja como un tomate.
-Y a él como hay que definirlo.
Silencio largo y completo de todos los presentes, hasta que Mariano dice: él es un pepero ¿vale?. Se levanta con el matamoscas en la mano y se dirige hacia donde está Jorge:
-¿Con que dinero vas a pasarte esos tres días en Canarias?.
-No te preocupes iré a través del Departamento de Viajes para la Seguridad y de Dispositivos Convincentes.
-Viajaré con el director general, el subdirector, el secretario y tres o cuatro técnicos en temas relacionados con la seguridad petrolera.
-Mira de desviar la cuestión hacia Inca, Rafel el alcalde, es un buen amigo y acaba de contratar a su prima Pili que tiene un buen futuro en el partido.
-Ten, un regalo. -Le entrega el matamoscas-. Te será útil en las Canarias.
-Creo que otro tema es la cuestión de Granados.
-Cospe, este es un tema que te va que ni pintado.
-No te preocupes puedo decirles que esta cuestión ha sido en diferido y como ha sido en diferido, en forma efectivamente de simulación de lo que fuera sido en diferido en parte, de lo que era diferido… antes era una cuestión efectiva de simulación…
Un silencio incrédulo y malicioso en el despacho.
-Eres única Cospe, te mereces un matamoscas… arregla este tema como puedas –y le entrega un matamoscas con los colores de la roja.
-Bueno ¿Y que hacemos con Catalunya? Pregunta Sorayita.
-Ese tema, en opinión de Pedrito tengo que llevarlo personalmente. Por tanto lo llevaremos tú y yo Sorayita.
-Iremos a Barcelona, seguramente a Badalona y les diremos que vamos a defender los intereses de todos los catalanes y no solo del 30 por ciento. Les voy a decir que siendo españoles, catalanes y europeos también están en el G-20 y les voy a explicar que en el mundo de hoy no conviene a nadie estar aislado.
-Voy a decirles que no quiero expulsarles de Europa, del euro o del G-20, que quiero que estén integrados con nosotros. Voy a explicar a los catalanes que vamos superar el crecimiento negativo en el país y que ahora es el momento para consolidar todas la políticas. Voy a hablar de la situación económica, de empleo, de generación de bienestar y riqueza y de todos esos tema que preocupan a los ciudadanos.
Alicia aplaude entusiasmada.
-¿Y la carta de Arturo?. Pregunta Jorge.
-Le pienso contestar que desde el profundo afecto que siento por la sociedad catalana en su conjunto y el respeto institucional a la Generalitat de Cataluña que usted representa, quedo a su disposición para trabajar conjuntamente y ofrecer así la mejor respuesta a las necesidades reales de todos los ciudadanos.
-Y además le regalaré una manopla…