EL MATAMOSCAS.

EL MATAMOSCAS

SAINETE EN TRES ACTOS
Compañía de teatro de aficionados “La Zarzuela”

PRIMER ACTO

-Marianooo… -Marianoooo…
Entraba gritando Pedrito en el despacho de su jefe. Pero se quedó tieso a mitad de camino entre la puerta de cedro y la magnífica mesa de caoba desde donde dirigía el país.
Mariano estaba con la mano derecha alzada a punto de dar un certero golpe sobre un insecto irreconocible desde aquella distancia.
-¿Qué haces con un soplillo en la mano?
-¡Calla! -le ordenó.
Y descargó con toda su fuerza el instrumento sobre el filo de la mesa.
-¡Mecagoen… ya has hecho que se me escape¡.
-Lo siento jefe.
– Y no es un soplillo
-¿No?.
-¡No¡.
-¿Pues que es eso?
-Un matamoscas ¿no lo ves?
-¿Un qué?
-Un matamoscas, joder, estás ciego…
-¡Ah¡ Y sirve para matar moscas ¿claro?.
-Claro, claro.
-Ya. ¿Y desde cuando te dedicas a matar moscas?.
-Me lo regaló Manolito, el bedel, un día que me pilló absorto en una mosca que no se iba de la lamparita de la mesita del rincón.
(-“Jefe si quiere –me dijo- yo puedo acabar con ella”).
-Entró con este matamoscas y la mató. Solo que dejó un poco de marca en la pantalla, pero casi no se ve. Y el tío, ni corto ni perezoso –fíjate que buen bedel- me la regaló. Es un arma magnífica. Gracias a ella consigo muchas veces vencer mis distracciones.
-Pero Mariano, ahora no tratabas de matar una mosca. A mí me ha parecido una araña…
-Era una araña Pedrito he visto como salía del sobre…
-¿De qué sobre?. Tu secretaria abre todas tus cartas.
-Este no. Además también me sirve para las arañas. Y esa ahora corre por ahí.
-Ya la cazarás tarde o temprano.
-No te quepa duda…por cierto a que viene ese griterío con el que has entrado.
-¿Griterío?. ¡A sí!. Quería decirte que lo de Rodri está solucionado, le hemos conseguido un aval y aunque no te lo creas de un banco catalán. Por lo menos no lo quitarán nada.
-Por mí podría quedarse en “pelotas”.
-¿Pero todavía sigues así?.
-Por su culpa José Mari estuvo a punto de dejarme sin la presidencia.
-Pero Mariano de eso hace ya un montón de años, además ya lo mandaste a Europa una buena temporada.
-Bueno, bueno y ¿qué quieres que haga?
-¡Pues que calles hombre¡. No comentes absolutamente nada, no vuelva a salir lo del sobre.
-Mira, eso me gusta. Además quiero saber quien me ha metido la araña.
-A lo mejor fue Isabel la Católica. Lo dice en su libro el converso ese de Cataluña nacido en Córdoba.
-O sea que si me preguntan, yo no se nada.
-Mejor comenta que si es culpable, todo el peso de la ley caerá sobre él, como con cualquier otro ciudadano español, pero que lo dejas todo en manos de los jueces.
-Oye ¿y si lo echamos del partido…?
-Tal vez… déjamelo pensar.
En ese momento aparece Susi la secretaria de Mariano para decirles:
-El señor Montoro está esperando que lo reciba, dice que es urgente.
-Espera un minuto y hazlo pasar.
-Ten cuidado con este Pedrito, que es un íntimo de Rodri, acuérdate que fue él quien lo nombre secretario de estado.
-Joder que memoria tienes Mariano.
-Pues porque crees que aguanto donde estoy, porque no me la cuela ni dios.
En ese momento aparece Cristóbal.
-¡Cristobalito¡, pasa, pasa, siéntate.
-Perdona Mariano, pero…¿qué es eso que llevas en la mano?. Parece un soplillo.
-No lo ves. Un matamoscas que me regaló Manolito el bedel.
-¿Un qué?
-Un matamoscas, sirve para matar moscas y el tiempo.
Cristóbal no sabe que decir.
-Sí coño, moscas, moscas, ¿es que no tienes moscas en tu despacho?-
-Este sirve también para matar arañas –dijo Pedrito.
-Caramba, pues tendré que proporcionarme uno.
-Díselo a Manolito el bedel, él te traerá uno… ¿que te trae con tanta urgencia?.
-Quería comentarte lo del envío de los presupuestos a Bruselas. Puedo hablar.
-Pues claro, ya sabes que Pedrito es mi asesor número 87. El mejor, los otros están porque tienen que estar, pero Pedrito me aconseja siempre lo mejor.
-Bien, lo importante para Bruselas es que en los presupuestos la lucha contra el fraude es lo más importante, vamos a aflorar un montón de dinero negro y de economía sumergida a la que se le van a cargar impuestos de tal modo que ayudará a subir el porcentaje de ingresos sobre el PIB.
-¿El porcentaje del qué?
-Del PIB… -lo dijo mirando a Pedrito.
-A vale –continuó Mariano- pero eso de aflorar el dinero negro y la economía sumergida, ¿no me dijiste el otro día que era por lo que se estaba aguantando el país?.
-Bueno ya aprovecharé para redactar un decreto que conceda la amnistía para los que lo afloren.
-Oye ¿no lo habíamos hecho ya?.
-Sí pero no nos salió como yo quería. Esta vez irá en serio.
-¿Y no será peligroso?… según para quien. ¿Luis estará callado o no?
-Luis que diga lo que quiera, Javier hizo bien su trabajo borrando los ordenadores. Además le quedará un buen pastón cuando salga del trullo.
-¿De donde?
-El trullo, la cárcel.
-¡Ah!.
-Y el ordenador de Luis lo destruimos hace ya muchos días. Aunque…tengo una copia guardada del disco duro. No te preocupes.
(¡Dios santo¡ –pensó Mariano- tendré que tener cuidado con Rodri, porque éste se lo puede pasar)
-¿Y no saldrá lo de la cena cuando lo del mundial de futbol?.
-Espero que no, eso es “pecata minuta”.
-Sí la minuta estaba buena, aunque un poco cara ¿no?
-Eso no es lo malo, -continuó Cristobalito- lo peor es que corre una propuesta de los inspectores de Hacienda en la que proponen que se hagan públicas las declaraciones de la Renta de todos los españoles. Los inspectores quieren que se hagan públicos los datos de la liquidación tributaria y no todos los que figuran en la declaración de la renta. Han recordado que otros países ya lo hacen.
-¿Y eso es malo?.
-Mariano…por favor. La denuncia de comportamientos fiscales fraudulentos sería mucho más fácil, ya que las contradicciones entre el nivel de vida real y lo declarado al fisco serían evidentes. Además te recuerdo que cuando presentamos el proyecto de listas de defraudadores, no pasó de anteproyecto. Los inspectores reclama también la creación de un órgano centralizado para luchar contra la corrupción –bautizada como Oficina antifraude.
-Se trataría de un cuerpo dependiente del Parlamento y no del Gobierno en el que participarían efectivos de la policía, guardia civil, inspectores del Banco de España, de Hacienda, y miembros de la nueva policía fiscal, que también reclaman que se cree.
-Bueno hombre quedaría todo más o menos igual.
-No Mariano, no. Este organismo estaría dedicado “a perseguir de forma global la corrupción y sobre todo los delitos de blanqueo y otros de tipo económico”.
-Imagínate: el sobre, las tarjetas, las ayudas, el blanqueo…
-Eso se lo podemos cargar a Jordi…¿a qué ha sido una buena idea?
(Silencio largo en el despacho)
-Joder Cristobalito, me lo pones muy difícil. No se qué decir.
-Tú no digas nada –comento Pedrito.
-Vale, eso me gusta.
Susi la secretaria aparece en ese momento abriendo la puerta ligeramente.
-Señor le están saliendo enanos en la sala de espera, y quieren pasar, sobre todo la vice-presidenta.
-¿Están todos?
-Casi todos.
-Pues apunta a los que no han venido y llévalos a la Sala de Juntas. Que esperen.
-¿Y la vice-presidenta?
-Está bien espera un minuto y hazla pasar.
Mariano se vuelve hacia Pedrito con cara de sorpresa y le pregunta:
-¿Qué es viernes hoy?
-Sí, jefe.
-Entonces tenemos la reunión de todos…!y yo sin cazar la maldita araña¡.
-¿Qué hago con los inspectores? –pregunta Cristobalito preocupado.
-¿Qué inspectores?.
-Los inspectores de Hacienda…
-Pues…mándaselos a Jordi.
-¡Hola Sorita –casi grita Mariano en el momento en que aparece la presidenta por la puerta.
-¿Se puede saber…? –se sorprende- ¿Que es eso que llevas en la mano Mariano?. Parece un soplillo.
-Es un matamoscas.
-¿Un mata qué?.
-Matamoscas, moscas, moscas, mata moscas…
-También puede matar arañas –sentencia Pedrito.
-Vale, vale, no se para que quieres un mata…moscas, pero no te enfades, si eso te hace feliz.
-¿Y desde cuando matas moscas? –continuó Sorita.
-Me lo regaló Manolito ya hace días. ¿Qué te trae por aquí Sori…ahora tenemos la reunión?.
-Vengo de una rueda de prensa y quería comentarte lo que he dicho…
-Dime, dime, siéntate por favor, pero no me enseñes las rodillas, que me distraigo
-¿Y las moscas?
-También me distraen bastante, pero no tanto…dime.
-He comentado lo del Mas, que no se puede ni se va a hacer.
-¿Tu crees Sari?. No se que decirte.
-No digas nada –intervino Pedrito.
-Les he dicho que cuando uno se sale de la senda del respeto de la legalidad, acaba por tener que reconocer que no puede seguir en ese camino.
-¡Caramba Sari…¡
-Respecto al caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid, les he comentado que es una práctica que se ha producido en España durante bastante años y que se ha conocido ahora, lo que pone de manifiesto que los mecanismos de transparencia y control eran necesarios.
-¡Ah¡ ¿Pero lo hemos controlado nosotros?. No sabes la alegría que me das.
-¿Porqué te alegras tanto?
-Porque hemos jodido al Rodri… je, je.
Soraya mira a unos y otros sin saber que decir.
-Creo que es necesario extender la transparencia a todos los aspectos de la vida pública y social.
-Despacio, despacio –interviene Cristóbal- eso no es tan fácil. Tenemos que hablar con Angelines.
-Tu no digas nada –saltó asustado Pedrito.
-Bueno, bueno, ahora vamos a la reunión, que el resto de la casta nos está esperando en la sala de juntas –ordenó don Mariano levantándose con el matamoscas en la mano y metiéndose el sobre en el bolsillo exterior de la chaqueta.
-¡Y mecagoen…que no he conseguido saber por donde se me ha escapado la araña¡.

Seguirá….