¿ES O NO ES CATALUNYA UNA NACION?

¿Es o no es Catalunya un nación?

Hay dos cuestiones bien diferenciadas pero que van unidas entre si, la primera es saber si Catalunya es o no es una Nación moderna tal como entendemos el termino actualmente y si Catalunya es además, algo más que una nación, como pretenden hacernos creer algunos sectores catalanistas que no se sienten españoles y que afirman que Castellón, Valencia, Alicante y las Islas Baleares forman parte de lo que denominan “Países Catalanes” o lo que seria lo mismo, parte de un supuesto imperio territorial.
Sobre esta primera cuestión existen dos verdades, una es que Catalunya no tiene una realidad histórica como reino al haber sido en sus orígenes, unos distritos político-administrativos del imperio Carolingio, y más tarde condados que formaron lo que se ha denominado la Marca Hispánica, después su integración a la corona de Aragón, y posteriormente como condado, a través del Casal de Barcelona integrado en las distintas monarquías hispánicas. Por otra parte actualmente Catalunya no es una realidad jurídica como Nación moderna e independiente puesto que solo es una región o comunidad integrada no solo como parte de España, sino que además es un elemento creador de la España actual.
Tampoco fue un imperio en otros tiempos como para reclamar territorios, entrar en este juego hoy por hoy es ridículo e insostenible, además las conquistas y expansión de estos territorios se hicieron en nombre de la Corona de Aragón para poder recuperar y defender España, tal como expreso Jaime I “car nos ho fem la primera cosa per Deu, la segona per saluar Espanya”.
La segunda cuestión es una realidad que no vamos a negar, Catalunya tiene sus propias señas de identidad, como también las tienen las distintas regiones, comarcas o
pueblos de cualquier parte de nuestra geografía. Ahora bien, otra cuestión bien distinta es cambiar la historia no solo de Catalunya, sino de España, y todo ello para generar un sentimiento antiespañol o castellano para construir la nacionalidad catalana sin la carga de España. Si en el siglo XIX, el pueblo catalán fue uno de los mejores exponentes del patriotismo español, como contrapartida en este presente nos encontramos con una sociedad catalana que es educada por sus dirigentes con una conciencia no española.
Esto es una realidad, pero una realidad construida durante años con engaños y falsedades por parte de políticos e intelectuales. Una farsa que ha sido seguida a conciencia por aquellos que sabiendo del engaño han optado por creérselo y ser cómplices. Pero lo que realmente es preocupante son esas generaciones de jóvenes que han nacido, crecen y viven con la mentira en sus vidas.
Josep Pla, ese escritor venerado por todos por el descaro en sus expresiones y comentarios nos dejó uno tremendamente categórico: ““La historia romántica (base del nacionalismo) es una historia falsa… ¿Tendremos algún día en Catalunya una historia auténtica y objetiva?. ¿Tendremos una Historia que no contenga las sandeces de las historias puramente románticas que van surgiendo por todas partes?.”