LA CASA GRANDE DE JUAN PALOMO

La Casa Grande.
No todos los pueblos pueden presumir de‭ poseer una hermosa leyenda o historia ‬‬‬‬
misteriosa que se palpa en el ambiente de ‭sus calles y entre sus casas. No todos los ‬‬‬‬
pueblos tienen el don inmenso y singular de‭ llevar grabado en su memoria popular la ‬‬‬imagen de un romántico y altruista bandolero: Juan Palomo, que, según cuenta la voz ‬del pueblo tuvo su cuartel general dentro de‭ ‭Fuente la Lancha y -siempre según la ‬‬
leyenda- desde allí dirigía sus hazañas‭ y escaramuzas con la justicia. ‬
Corría el‭ ‭siglo XIX‬ y la‭ ‭entrada de Napoleón en España‬ levantó a muchos patriotas que ‬‬
iniciaron una soberbia resistencia al descomunal y bárbaro ‭ejército de Francia. En ‬‬
Andalucía, a diferencia de otras regiones de nuestro país‭, surgió la mítica figura del ‬‬
bandolero héroe romántico y legendario, cautivador, que casi siempre tenía un origen ‬
familiar humilde y pobre, y gozaba de un carácter altruista y valeroso. Esta castiza figura del bandolero, a caballo ‭entre la historia y la leyenda popular, ha inspirado ‬‬
bellísimas páginas literarias y multitud de películas que sería imposible enumerar en ‬
breves líneas. 
Juan Palomo, según narración popular, fue gran‭ amigo de José María el Tempranillo. ‬
Tenía como case de operaciones y, a la vez, como estancia la “Casa Grande”: ‬
hermosísima casona ubicada en el corazón de ‭Fuente la Lancha, a pocos metros de la ‬
parroquia de Santa Catalina. Esta casa, aunque ‭en la actualidad se encuentra dividida y ‬
transformada, en otro tiempo gozó de una ‭excepcional solera arquitectónica. Espesos ‬
muros y hondas estancias, arcos robustos, ‭y una muy espaciosa cámara -llena de ‬
habitaciones- hacían de la Casa Grande un edificio hercúleo y atractivo. ‬
Son múltiples las leyendas que se ciernan en torno a la vieja y hermosa casona ya, 
desgraciadamente, desparecida, según los lugareños La Casa Grande posee hondas ‬
galerías, donde estaban las cuadras, que sirvieron a Juan Palomo para depositar las joyas ‬
y dineros robados a los franceses‭; por otra parte, las habitaciones que había en la cámara ‬‬
servían como cárceles a los ilustres personajes por los que Juan Palomo pedía ‬
sustanciosas recompensas. Otras muchas leyendas e historias, en torno a Juan Palomo y 
la Casa Grande, circulan de boca en boca por ‭el lugar: una de ellas asegura que el pozo ‬‬
de la Casa Grande posee una inmensa galería que comunica con el río Guadamatilla -situado a escasos kilómetros del pueblo-, y, ‭a través de ella, escapaba Juan Palomo ‬
cuando era sorprendido en su refugio.‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬