LA DIMISION DE RODRIGO.

LA DIMISION DE RODRIGO.

Al final lo han conseguido.
Lo ha visto don Filomeno, ya se han cargado al buenazo de Rodrigo. Un buen hombre. Un excelente profesional. Un político honrado. Fíjese si era buena persona que según esa especie de justiciero enemigo de todo lo íntegro y de todo lo decente que escribe en Facebook, ese tal Illanes, dice que cuando Rato (¡hace 25 años! ¡¿No va a descansar nunca?!) estuvo relacionado con empresas como el Pesoe, S.A. y que luego se incorporó al Pepé, S.A.
Es capaz, en vez de loar una actitud como esa, pues no, le da la vuelta y lo escribe en negativo. Todo y que no es cierto.
Que poca vergüenza tiene. Él y todos los suyos. Resentidos, rencorosos.
Las discrepancias en el entorno de Mariano Rajoy en el contenido del documento ideológico de la Asamblea General provocaron la renuncia de Rita al cargo de presidenta del Partido Popular de Valencia y solicitó la baja de su afiliación. El papel que jugó Rodrigo en esta polémica tuvo como consecuencia su enfrentamiento a través del envío de un mensaje a Rita que decía lo siguiente: «Rita, he recibido tus notas. ¡Arriba España!», el cual fue filtrado y difundido por los medios de comunicación.
¡Te imagina que grandeza¡ (¡Arriba España!) Dios santo que hombre tan grande.
¡Cuantos miserables sueltos!
Ni siquiera son capaces de reconocer que en aquellos años Rodrigo estuvo de Director gerente del Fondo Monetario Internacional. En un acto de grandeza política insuperable, presenta su dimisión para no herir a sus correligionarios, pero lo interpretan como una maniobra electoral. No serán ese montón de injuriadores los que maniobran de cara a las posibles elecciones próximas.
Unas elecciones en las que tenemos que machacar a esa gentuza y defender la actitud de nuestro querido Mariano que ha sabido mantener la situación con la cara bien alta.
Suya,
Clementina Auparüken.
Duquesa de Cagatierra.