LAS MUJERES EN AFGANISTÁN.

LAS MUJERES EN AFGANISTÁN.

“Tenemos tal vez la sensación que en Afganistán siempre han sido las cosas como las estamos viviendo ahora, que el atraso y la represión que están sufriendo la mayoría de los afganos y sobre todo las mujeres, es una situación que viene del pasado. Nada mas errado.
Tan solo hace unos cincuenta años, las mujeres afganas cursaban carreras de medicina, entre otras; hombres y mujeres se mezclaban frecuentemente en los cines y los campus universitarios de Kabul; las fábricas producían en serie textiles y otros bienes. Había una tradición de la ley y el orden, y un gobierno capaz de llevar a cabo grandes proyectos nacionales de infraestructura, como la construcción de centrales hidroeléctricas y carreteras. La gente común tenía un sentido de esperanza, la creencia de que la educación podría abrir oportunidades para todos, la convicción de que un futuro brillante les esperaba. Todo ha sido destruido por tres décadas de guerra, pero era real.
Afganistán era un país tan moderno como cualquier otro de los que conocemos.
Las grandes perjudicadas han sido las mujeres, en la década de 1950 y 60 eran capaces de seguir carreras profesionales en campos tan importantes como la medicina. Además podían tener ideas políticas y eran tratadas como seres humanos. Hoy en día, las escuelas que educan a las mujeres son blanco de la violencia y la situación se ha agravado más desde hace unos años.
En 1969 la moda femenina afgana era un referente internacional, las influencias arábigas en los vestidos causaban furor fuera de Afganistán.
La revista de moda Vogue decidió dedicarle su número de Diciembre de 1969 con un completo reportaje que tituló “Afganistán Adventure”. En el interior podemos encontrar una sesión fotográfica para mostrar la moda de Kabul así como sus lugares más emblemáticos y locales más chic.
Si hoy introducimos en Google las palabras “mujer afgana” el resultado que nos arroja es francamente escalofriante. Las mujeres afganas desde la niñez son víctimas de la violencia política, religiosa, física y sexual.
La violencia contra las mujeres esta aceptada por la sociedad en general y socialmente legitimada por jueces y policías. No pueden estudiar, votar o amar y la mayoría de ellas son casadas sin su consentimiento. Muchas de ellas cumplen prisión acusadas de adulterio o abandono del hogar ya que la justicia los considera crímenes morales.
Lo más triste de todo es que estas bellas e inteligentes mujeres han sido olvidadas por la historia y escondidas tras un velo de violencia y miedo.
Fuente: Messy Nessy Chic