MEJOR ES NO SABERLO.

MEJOR ES NO SABERLO.

Otra vez me he puesto a escribir porque esos miles de inmigrante que recorren los caminos de europaen busca de conservar sus vidas, no me dejan dormir y la única forma que tengo de descargar la furia, el coraje y la indignación que recorre todo mi cuerpo es escribiendo. No tengo otra. Solo puedo llamar criminales, sicarios (que lo son que a nadie le quepa duda) y regicidas a los que lo son, repito es a través de mis palabras. Alguien me dijo cuando yo era muy joven, que la palabra es un arma invencible, una daga que no mata pero que puede llegar a herir de muerte si insistimos, una y otra vez, en hundirla hasta el corvejón de esos malhechores capaces con sus poder de acabar con pueblos enteros de hombres y mujeres firmando su sentencia de muerte, individual o colectiva, sin que les tiemble la mano, sin dejar de vivir en la opulencia palaciega, con la vida cortesana, con la aquiescencia del resto de mandatarios de todo el mundo. Y puesto que no soy capaz de levantar la daga contra nadie, sí utilizo la palabra tanto como puedo y acuso e inculpo a todos y cada uno de los que no mueven un dedo para acabar con esos dictadores, déspotas y opresores, que una vez y otra vez, a lo largo de toda la historia aniquilan y humillan a miles, a millones de seres como usted y como yo.
Es injusto que el cadáver de un inocente nos afecte mucho más que las noticias que testifican el asesinato de cientos, o miles, o millones de personas que en la lejanía nos resultan lamentables pero también abstractos. En cinco meses se cargaron con machetes a un millón de tutsis en Ruanda. Y Pol Pot envió a criar malvas a un cuarto de la población de Camboya. Y en Alemana. Y en Italia. Y en Yugoslavia. Y en España…Y así… Y ocurre todos los días en el mundo entero
Y antes, el pueblo sirio lo sabe muy bien, los machacaron los aramies, Asiria, Alejandro Magno, Roma, Bizancio, sarracenos, selyúcidas, turcos, otomanos… hasta el cerdo de Bashar al-Asad. Pero nosotros nos sentimos muy seguros ya que solo son cifras mortuorias en lugares remotos.
Sin embargo, no soportamos la imagen de un niño brutalmente asfixiado, una cría vietnamita con la piel abrasada por el napalm, los bebés de los que buscan refugio en Europa intentando atravesar vallas espinosas o trepar a esos trenes hacinados.
La fotografía atroz de un niño muerto es más práctica que el conocimiento de que millones de personas habitan y mueren en las tinieblas.
La guerra hace años que se ceba sobre un país que hasta eso, cuatro y cinco años nos caía bien e incluso su máximo asesino y presidente Bashar al-Asad, nos había visitado y nuestro ínclito rey lo había recibido a bombo y platillo ¿lo recuerdan? Yo sí.
Siria es un país como el nuestro, habitado con gente como nosotros y con una Historia mucho mas longeva que la nuestra. ¿Qué sabemos de Siria? ?Qué sabemos de sus gentes?.
Hacia el año 2000 a.C., Siria formaba parte del Aram (antiguo nombre hebreo de la región de la actual Siria) y mencionada en la Biblia situada en el centro de Siria y del estado arameo establecido alrededor de Damasco, desde finales del siglo XII a. C. al 732 a. C.
Estuvo sometida a Egipto desde casi el 1530 a.C., hasta el 1250.
En el siglo VIII a.C., Asiria subyugó todo el país, que pasó a Babilonia en el siglo VII a.C. Persia se la anexionó en el 538 a.C., reteniéndola hasta que se apoderó de ella Alejandro Magno, 200 años después. En el año 64 a.C. pasó a ser una provincia romana, y después bajo el Imperio bizantino hasta el 634 d.C. En la segunda mitad del siglo XI, después de haber sido tomada por los sarracenos, fue ocupada por los selyúcidas, y en 1516 por los turcos otomanos, que la retuvieron hasta 1833, en que fue conquistada por Mehmet Alí, quien la devolvió a los turcos en 1840.
El idioma oficial, y predominante, es el árabe. En la parte oriental de Siria es el kurdo. En Alepo hay grupos que también hablan el armenio. Hablan el idioma turcomano los turcomanos que se establecieron en tiempos del Imperio Otomano, y siguen asentados allí en la actualidad. También se habla el arameo, en más de 30 pueblos. El idioma azerí es hablado por pequeños grupos en Homs y Hama; este idioma se cree que se ha extinguido junto con algunas lenguas modernas como el lomavren, y el mlashö. También se habla en Siria el circasiano. Además, no es muy difícil encontrar hablantes de español, especialmente en las zonas del sur del país, desde donde ha habido bastante emigración hacia países de América y Europa.
La cultura de Siria es producto de una perfecta mezcla de otras, y no se trata de una frase hecha, sino una realidad documentada. Los arqueólogos han descubierto escrituras y evidencias de una cultura que rivalizaba con la de Mesopotamia y de Egipto en la antigua ciudad de Ebla.
Uno de los monumentos mas conocidos y espectaculares es El Crac de los Caballeros, fue un castillo de los Caballeros Hospitalarios, construido por los cruzados sobre un espolón del desierto sirio con el fin de proteger la ruta que unía la ciudad siria de Homs (bajo dominio musulmán) con Trípoli (Líbano), capital del condado del mismo nombre, en la costa del Mediterráneo. La fortaleza original había sido construida por el emir de Alepo.
Sus principales y mas bellas ciudades hoy destruidas, arrasadas por la bombas y las armas del todo poderoso ejército, como Alepo, Homs, Palmira y Damasco la ciudad de las mil y una noche, con su puerta del templo romano, le monasterio de Seidnayya, el convento de Nuestra Señora, el Palacio Omeya… y en el resto el Monasterio de Petra, el Teatro romano de Bosra (patrimonia de la Humanidad) La Puerta Nabateana, La Catedral, El Palacio de Trojan, El Strada Dirita, Los Pilares de Sakkaia, El Arco del Triunfo…en fin, dejémoslo, es mejor no saberlo.