OTRO HOSPITAL BOMBARDEADO.

OTRO HOSPITAL BOMBARDEADO.
Hola Roger:
Este lunes han ascendido a cinco los muertos por el impacto de un proyectil lanzado por la mañana contra el hospital Shiara (Yemen), asistido por nosotros
El impacto tuvo lugar en un día laborable y en un momento en que el centro desarrollaba las actividades sanitarias regulares. El hospital, ubicado en el distrito de Razeh (en la gobernación de Saada, al noroeste del país) y donde MSF trabaja desde el pasado mes de noviembre, ya había sido bombardeado antes de que lo apoyáramos, por lo cual los servicios sanitarios se habían reducido a estabilización, urgencias y maternidad.
Además, el bombardeo del domingo hirió a otras 10 personas y varios edificios del complejo hospitalario se derrumbaron por el impacto de un proyectil. El hospital, en fase de rehabilitación ya que había resultado dañado por dos ataques anteriores, continúa operativo, aunque su capacidad para facilitar atención médica está muy limitada.
Condenamos enérgicamente un bombardeo que confirma un patrón preocupante de ataques a los servicios médicos esenciales. Expresamos nuestra más rotunda indignación por un ataque que va a privar a una población extremadamente vulnerables de atención sanitaria durante semanas. Una vez más, son los civiles quienes se llevan la peor parte de esta guerra.
Éste es el tercer ataque de estas características que sufre una de nuestras estructuras en Yemen en los últimos tres meses. El pasado 27 de octubre, el hospital Haydan fue destrozado por un ataques aéreso a cargo de la coalición internacional liderada por Arabia Saudí. Y el 3 de diciembre un centro sanitario en Taiz también fue alcanzado por esta coalición, lo que causó nueve heridos.
Los equipos de Médicos Sin Fronteras luchan a diario para asegurar el respeto de las estructuras sanitarias por parte de todos los grupos armados.
Yemen se encuentra sumido en una oleada de enfrentamientos entre rebeldes hutíes y separatistas del sur e insurgentes suníes, lo que se ha recrudecido a partir del pasado 26 de marzo al iniciarse los bombardeos de una coalición internacional árabe.
Las partes del conflicto, incluyendo la coalición árabe, reciben información de forma regular de las coordenadas de GPS de las estructuras médicas donde trabajamos. “
Estamos en diálogo permanente con ellos para asegurarnos de que entienden la gravedad de las consecuencias humanitarias que está provocando el conflicto y de la necesidad de respetar los servicios médicos,
Hemos pedido el cese inmediato de los ataques a estructuras médicas y a las partes en conflicto a que se comprometan a crear las condiciones necesarias para poder dar asistencia humanitaria de forma segura.
Raquel Ayora.
Médicos Sin Fronteras