RECUERDOS ÉTICOS.

RECUERDOS ÉTICOS.

Banca Catalana 20.000 millones.

Pocos son los que en la actualidad no consideran que la quiebra de Banca Catalana era totalmente previsible…aunque cuando Jordi Pujol accedió a la presidencia de la Generalitat se le consideraba completamente desvinculado de la entidad, el fantasma de que la había utilizado para “fer país”…que le permitiera crear una red territorial utilizable para ser elegido como primer mandatario catalán… era un hecho que nadie medianamente informado, podía discutir…la noche del 23 de febrero de 1981, durante el golpe de Estado de Tejero, la actuación de Pujol había configurado en la mentalidad de muchos catalanes y de buena parte de los españoles una sólida imagen de estadista… pero la actuación de dos fiscales independientes –Jiménez Villarejo y Mena- obligaría al presidente catalán a recurrir nuevamente a las viejas tácticas de agitador… la previsible quiebra de Banca Catalana hizo que Pujol se instalara definitivamente en el discurso victimista y explorara hasta ala náusea su propio martirologio… aquella situación dividió a la sociedad de Catalunya entre los que consideraban a Pujol intocable e identificaban cualquier crítica al presidente de la Generalitat como un ataque al país y aquellos que defendían que un delincuente se había colado en el Palau… la Justicia española se presentaba como la que siempre perseguido a su familia, así que había que reactivar los mecanismos más eficaces para eludirla.

“Pujol tiene la suerte de que este tipo de delitos prescribe a los cinco años, se ha salvado por los pelos”
Alfonso Guerra en 1984

Según la fiscalía, los objetivos del banco fundado por Pujol pusieron en marcha lo que se denominó “caja B”, o sea, una masa de efectivo de la que los administradores pudieran disponer, y de hecho dispusieron, sin trabas y sin reflejar su empleo en la documentación de la institución.
Los informes reseñados, añadía la fiscalía, mostraban que ese modo de actuar había dado lugar a la desaparición de gran parte de los fondos de referencia, que cifraron en mas de veinte mil (20.000.000.000) millones de pesetas entre 1974 y 1982, aunque matizaba que la determinación completa podía ser superior.
Esa evaporación de fondos se había hecho posible, en primer lugar, mediante la separación de éstos a través de innumerables falsedades, y en segundo, mediante la creación o utilización de sociedades y empresas “de fachada” regidas por personas interpuestas, el pago de intereses excesivo para atraer depositantes, la compra de acciones prohibidas, y la multiplicación de gastos consuntivos, todo lo cual había originado, mientras duró, ventajas y provecho para los administradores o terceros relacionados con ellos…el 18 de mayo de 1984 el Fiscal General decidió que se formulara la querella criminal.
Fue este último el que confirmó la querella criminal contra Jordi Pujol y otros veinticuatro antiguos directivos de Banca Catalana…la acusación concreta era por los presuntos delitos de falsedades documentales y contable y apropiaciones indebidas, por un importe mínimo de 20.000 (veinte mil) millones de pesetas…concretamente a Jordi Pujol se le imputaba un delito de apropiación indebida… pero Pujol quedaba, en principio, excluido, ya que sus delitos prescribían a los cinco años.
Ganadas las elecciones de 1984, desde el balcón del Palau de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol gritó:
“El gobierno central ha hecho una jugada indigna, en delante, de ética y de moral hablaremos nosotros”.
Félix Martínez y Jordi Oliveras en
“Jordi Pujol en nombre de Catalunya”
Febrero de 2005