¿NO SOMOS TODOS IGUALES?

¿NO SOMOS TODOS IGUALES?

Una mujer aparca en uno de los carriles de entrada de la estación de Atocha. Está terminantemente prohibido estacionar un vehículo no autorizado en ese lugar, pero a ella le da igual: total, solo va a bajarse unos minutos y en seguida volverá para irse. Unos agentes de movilidad ven la infracción y empiezan a tomar los datos del coche. La protagonista de esta historia vuelve corriendo al auto, arranca y se lleva por delante a uno de los funcionarios. 

¿Les suena la historia? ¿A que se parece mucho al incidente que protagonizó Esperanza Aguirre el pasado mes de abril? Pues bien, las únicas diferencias que de momento hay entre la que protagonizó la expresidenta de la Comunidad de Madrid y esta anónimo ciudadana son dos: una, el lugar (Atocha y Gran Vía); y otra, la condena: la señora de la estación ha sido condenada a seis meses de cárcel y Esperanza todavía no ha pisado el tribunal que presumiblemente la juzgará.


La sentencia data de 2012 -los hechos ocurrieron en 2007- y la condena fue en base a un delito de desobediencia grave. Tal y como recuerda la web. La Información, hay más paralelismos entre estas dos historias. 

La mujer de Atocha fue informada de que estaba aparcada en un lugar indebido, y cuando fue avisada de la multa, subió al coche y arrancó pese a tener a un agente frente a su vehículo. En ese momento empezó una persecución que solo finalizó cuando la fugitiva paró en un semáforo en rojo. Antes había hecho caso omiso a las indicaciones de que parase. 

Esperanza Aguirre huyo de la misma manera tras ser multada por estacionar su coche en la Gran Vía de Madrid. En vez de recoger la infracción, la lideresa se subió al coche, tiró una moto de los agentes y huyó hasta su cercana casa mientras varios policías la perseguían. 

El proceso contra Aguirre continúa
Pero de momento no podría tener una condena igual, ya que en teoría solo va a ser juzgada por un delito de faltas y no por uno de desobediencia. Cambiar esa etiqueta es lo que pretende la asociación Transparencia y Justicia, que presentó un recurso para intentar que la expresidenta se juzgada por un delito de desobediencia grave y no por una falta de lesiones, tal y como acordó el juez instructor Carlos Valle. 

Los magistrados de la Audiencia Provincial revisarán el jueves el recurso a puerta cerrada y votarán sobre el mismo, emitiendo un fallo al respecto. Si la causa se mantiene como un juicio de faltas, regresará al juzgado y señalará juicio. Si se acuerde que siga como un delito, se llamaría a Aguirre y a los testigos a declarar.
DESDE EUROPA PRESS.