UNA IRRESPONSABLE DESTACADA.

Ana Mato nos ha proporcionado a lo largo de su carrera política varios e importantes efemérides propias de una mas de la casta de irresponsables, incapaces e insensatos, solo superada por su augusto jefe. (Recordemos la trama Gurtel y el Jaguar de catorce quilos, de los viajes a Suiza…) Pero su última negligencia entra en la irresponsabilidad criminal. Una irresponsabilidad naturalmente compartida por todo un gobierno de incompetentes.

“Es temerario y criminal, tomar la decisión política traer enfermos de Ebola a España, si no tienes los equipos, los protocolos y el personal entrenado para luchar con el virus. Es una chapuza de dimensiones monstruosas.
Segundo punto. Nadie con dos dedos de frente, puede entender o comprender, como es posible que una auxiliar de enfermería, que ha estado atendiendo a dos pacientes con Ebola, presente fiebre y se tarden seis días en ingresar en un hospital y ponerla en aislamiento .
¿Como es posible que esta mujer no fuera enviada inmediatamente al Carlos III después de su primera llamada indicando que tenía fiebre y tuviera que insistir varias veces que le hicieran las pruebas analíticas?
¿Cómo es posible que la dejaran ir por la mañana en el hospital de Alcorcón y mientras le hacían las pruebas la dejaran ingresada en un box individual de urgencias separado de otros boxes similares para cortinas, en los que entraron y salieron familiares los enfermos?
¿Por qué no fue enviada inmediatamente a la planta sexta del Hospital Carlos III ante la más mínima sospecha? ¿Quién era el responsable de coordinar y hacer el seguimiento del personal sanitario que habían tratado a los enfermos con Ebola? ¿Había alguien encargado de coordinar?
Ahora parece que van a revisar todos los protocolos para averiguar que es lo que ha fallado. No, no estamos ante un simple error de protocolo o ante un error humano puntual, me temo que estamos ante una gran temeridad y una de las mayores chapuzas que han ocurrido en este país de pandereta, donde unos responsables políticos y sanitarios, tomaron una decisión sin saber si estábamos preparados para afrontar con ciertas garantías los riesgos; donde ha reinado la improvisación y la más absoluta incompetencia de los máximos responsables y donde algunos de ellos han puesto en riesgo a toda la población española –y europea- con su incompetencia sin parangón.
Si se confirma el fiasco monumental en todo el dispositivo sanitario yo no quiero responsabilidades políticas yo no quiero una simple dimisión, yo lo que exijo son responsabilidades penales. Nadie puede salir de esta como si nada cuando siendo un incapaz se toma la libertad de tomar decisiones que ponen en riesgo la vida de los demás. Ya va siendo hora, que a alguno de los inútiles que tenemos dirigiendo el país, empiecen a pagar con cárcel sus irresponsables decisiones.
La hemeroteca siempre acaba pillando a los políticos y para muchos de ellos acaban haciendo públicos sus cambios de opinión.
Es lo que hoy le ha pasado a la ministra de Sanidad, Ana Mato. En mayo de 2009, cuando la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, visitó el cuartel de Hoyo de Manzanares en Madrid, afectado por un brote de gripe porcina, para reunirse con los mandos militares durante más de tres horas y comida con ellos, la entonces vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato, ministra de Defensa, calificó de “muy grave” la gestión de Chacón respecto al brote y aseguró que su obligación era la de renunciar al cargo si no daba las explicaciones suficientes.
“La política es la obligación de intentar impedir que la enfermedad se propague y ellos no lo han hecho. A mí me parece gravísimo y si la ministra no da explicaciones suficientes, debería dimitir”, afirmó entonces. Hoy, la ministra sigue sin dar la cara por el caso de Ebola registrado en España, ni ha depurado aún las responsabilidades que sólo hace unos años ella exigía a los demás.”

Traducción al castellano de Jobove Reus.